Mayra Alvarado

Iglesia Sobre La RocaQuiero compartir con ustedes, la bendición que desde hace 10 años hemos recibido de parte del señor al ser parte de esta Iglesia.
Somos una familia Salvadoreña compuesta por mi esposo, mis 2 hijos (Gerardo de 13 años) y (Mónica de 10) y yo, quienes llegamos desde el 2005 a los Estados Unidos con el propósito de obtener ayuda profesional a bajo costo, con apoyo del Gobierno de este país para la ayuda medica de cardiólogos para mi hijo quien desde su nacimiento requería del uso de un marcapasos en su corazón ya que, nació con un bloqueo ventricular que no permitía el paso de sangre a su corazón y por eso le latía muy débil.

En mi país para ese tiempo no se contaba con marcapasos para niños, solo se podían obtener a través de gestiones de países donantes y el costo era de más de US 50,000.

Con la ayuda de mi hermano ciudadano llegamos aquí; y fue él quien después de instalarnos bien, nos trajo desde el primero Domingo de estadía para escuchar un servicio de Iglesia Sobre la Roca, la que nos acogió con mucho cariño dándonos la oportunidad de crecer en nuestra fe y que pese a todas las luchas libradas como iglesia, hemos estado ahí dándole la honra y la gloria a nuestro Señor Jesucristo por que el nos dio el Privilegio a mi hijo y a mí de poder servirle hasta la fecha en el ministerio infantil como un compromiso ya que el nos concedió el grandioso milagro no solo de que mi hijo sea visto por los cardiólogos pediatras sino también que fue operado en el mejor Hospital del mundo “ Hospital de Stanford”, por la Jefa de Cardiología Infantil: donde obtuvo su marcapasos exitosamente ,y actualmente le brindan un seguimiento continuo los especialistas y todo esto ha sido totalmente GRATIS, ¡!!!GRACIAS A EL REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES!!!!.

Dios es bueno hermanos y lo mínimo que podemos hacer es darle la Gloria a él y brindarles por este medio a ustedes este sincero testimonio de mi familia, ya que somos afortunados de estar en una de las mejores Iglesias hispanas que cuenta con todas las comodidades para que nos sintamos seguros de que Dios está con nosotros enseñándonos su doctrina santa a través de nuestros Pastores que nos animan, nos apoyan y nos enseñan a mantenernos firmes; dándonos un permanente ejemplo de fe y perseverancia,y nos muestran que debemos vivir nuestra vida con constancia en la oración, con una vida consagrada al Reino de Dios y con compromiso.

Espero que este testimonio toque sus corazones y no se rindan de servirle a él, ya que su milagro está por venir, no lo dude.Sus promesas siempre se cumplen.

Mayra Alvarado